El soberano de Muspelheim

El reino habitado por los gigantes de fuego está liderado por Surt. Se trata de uno de los grandes antagonistas de los dioses nórdicos, que además tiene un rol fundamental en el Ragnarök y la destrucción del mundo.

La representación de Surt

Surt, también conocido como Surtr o Surtur en islandés moderno, es el señor de Muspelheim, el reino de los muspeli o gigantes de fuego. Su nombre significa  “moreno” o “negro”, probablemente debido a su aspecto carbonizado. Representa el caos y la destrucción, un adversario perfecto para los dioses creadores.

Sin duda, su objeto más representativo es una espada llameante. Según los mitos, esta poderosa arma esta dotada de una extraordinaria capacidad de destrucción. Y es que Surt está destinado a destruir el mundo con ella.

Principales mitos de Surt

Una espada realmente centelleante

Durante la creación del mundo, Surt también tuvo un pequeño papel. Como el recién creado Midgard estaba oscuro, Odín y sus hermanos Vili y Ve se dirigieron a Muspelheim para robar unas centellas de la espada de Surt. Las dos centellas más grandes les sirvieron para crear el Sol y la Luna, y con el resto conformaron las estrellas. De esta manera, Midgard recibió la luz.

Surt en el Ragnarök

El mito del Ragnarök habla de una lucha final en la que los dioses deberán hacer frente a diversas hordas de enemigos y monstruos: los gigantes de hielo o jotuns, los gigantes de fuego o muspeli, la serpiente Jörmundgander, Loki, el lobo Fenrir… Surt es quien comanda al ejército de gigantes de fuego, procedentes de Muspelheim.

El Völuspá, primer poema de la Edda poética, relata la irrupción de Surt en esta estrofa:

Surt del sur,
blandiendo fuego.
La espada de los dioses brilla en la oscuridad,
como estrellas en la noche.
Montañas colapsan en escombros
y los demonios caerán.
El hombre camina la senda hacia la ruina
mientras el cielo se abre en dos.

Los dioses (æsir y vanir) y los einherjer o moradores del Valhalla salen al paso de estos invasores en el campo de batalla llamado Vígríðr. El destino de Surt es matar a Frey, siendo éste el primer dios en morir. Según la profecía, Frey estará desarmado porque habrá prestado su poderosa espada mágica a su criado Skirnir para cortejar a la giganta Gerd.

La encarnizada lucha se va cobrando la vida de figuras tan importantes como Odín, Thor o Loki. En el punto álgido de la batalla, Surt despliega todo el poder de su espada llameante e incendia el universo entero. Después de arrasarlo todo y a todos, la tierra se hunde en el mar.

Tan sólo el Bosque de Hodmímir resiste a la devastación desatada por Surt. En este recóndito lugar se habían cobijado un hombre y una mujer, Líf y Lífþrasir, que engendrarán a la nueva población humana del mundo.

Surt, en una ilustración de John Charles Dollman.

Surt en la cultura contemporánea

Surt participa en los cómics de Marvel de la serie Thor y figura en diversas obras de ficción. Como nota curiosa, una isla volcánica que emergió cerca de la costa islandesa en 1963 fue bautizada como Surtsey, que significa Isla de Surt.

Contenido relacionado

¡Todos a bordo!

Apúntate a nuestra newsletter para entrar al Valhalla y recibir nuestras últimas noticias.

¡Te has enrolado con éxito!