Diosa del amor

Bellísima y seductora, Freya es la diosa del amor y la lujuria. Esta vanir lideraba en ocasiones a las valkirias y acogía a la mitad de los guerreros caídos en combate.

Poseedora de una hermosura única y una tremenda capacidad de liderazgo, Freya (o Freyja) es, junto con Frigg, la deidad femenina (ásynja) más venerada de la mitología nórdicaDiosa del amor, la fertilidad, la lujuria y la belleza, Freya era invocada para dar asistencia en los partos, dotar de felicidad al amor y garantizar las buenas estaciones. Y te vamos a contar su historia.

Los orígenes de Freya

Paradójicamente, los orígenes de la diosa nórdica del amor están íntimamente relacionados con el combate. Se narra que los vanir y los æsir se enfrentaron en una gran guerra. El origen de la contienda eran los malos tratos que Gullveig estaba padeciendo a manos de estos últimos. El tratado de paz que puso fin al enfrentamiento incluía un intercambio de rehenes: se acordó el traslado del dios Njörðr desde el Vanaheim, hogar de los vanir, a Asgard, hogar de los æsir. Allí fue donde Njörðr, casado con su hermana Nerthus, engendró a dos bellos y no menos poderosos hijos: Frey y Freya.

Freya, que prestaba mucha atención a las oraciones de los amantes, era frecuentemente invocada por ellos. Normalmente, estos rezos tenían lugar mediante cánticos durante las ocasiones festivas. Pero lejos de ser una diosa apacible, Freya solía encabezar a las valkirias. Además reclamaba la mitad de los vikingos muertos en la batalla (puesto que la otra mitad pertenecía a Odín). Una vez en posesión de ellos, los trasladaba hasta su morada, y allí los agasajaba convenientemente.

Se dice que la diosa Freya lloraba lágrimas de oro rojo cuando su esposo, el dios Od, la abandonaba por largas temporadas. No obstante, y como toda gran diosa del amor y de la lujuria, ella era la auténtica dueña de sí misma. De esta manera, gozó de la compañía de muchos amantes, aunque su preferido siempre fue su hermano Frey.

Diosa Freya

Representación y apodos de Freya

La manifestación principal de la diosa Freya es la regeneración y la libertad vital. Tenía fama de ser una joven muy bella, lujuriosa y voluptuosa, y era la ásynjur que más plegarias de amor recibía. Era costumbre beber a su salud en las ocasiones más solemnes.

Freya o Freyja (del nórdico antiguo frú: mujer, ama, señora) tiene además muchos otros nombres. Cada vez que viajaba entre las gentes en busca de Od recibía un nuevo apodo: Gefn, Sýr, Hörn o Mardöll (luz de mar). También era conocida como la “Dama de los Vanir” (o Vanadis), Gersimi (joya) o Menglödh (“alegre con su collar”, su objeto más característico).

Y es que la diosa Freya portaba un collar de oro conocido como Brisingamen, que representa el sol y el paso del día a la noche. También era poseedora de una enorme capa fabricada con plumas de halcón (Valshamr)que le permitía transformarse en cualquier ave y surcar los cielos a su antojo. No obstante, ella solía desplazarse en un carro tirado por dos grandes gatos: Trjegul y Bygul. Pero estos no eran sus únicos animales, pues además poseía un jabalí, Hildisvini, que actuaba como talismán protector en las guerras.

La diosa Freya vivía en un palacio en el Asgard llamado Fólkvangr, donde acogía a la mitad de los soldados caídos en combate.

Principales mitos de Freya

Las leyendas del collar

Hay varias leyendas relacionadas con el Brisingamen, el famoso collar de Feya. La primera de todas ellas dice así:

Había una gruta no muy lejos del palacio de Freya en la que vivían cuatro hábiles enanos. Un buen día, la diosa observó en la gruta un collar de oro que se convirtió en toda una obsesión para ella. Por él les ofreció grandes cantidades de oro, pero los enanos deseaban un pago muy diferente: que Freya pasara una noche con cada uno.

La diosa finalmente aceptó, consiguiendo de esta manera el ansiado collar, pero el dios Loki se enteró de todo aquello e informó al dios Odín, quién ordenó al propio Loki arrebatarle el Brisingamen. No obstante, la gran diosa del amor adivinó lo que había ocurrido, y desmontando toda aquella maniobra, pudo obtener su collar de regreso.

Odín exigió el mismo pago que los enanos, pero finalmente entregó el collar a Freya sin que su petición se viera satisfecha.

Freyja

La historia de Angantyr y Ottar

Ottar y Angantyr estuvieron discutiendo larga y ardorosamente a causa de sus derechos de propiedad. Como los dos hombres eran incapaces de encontrar por ellos mismos la solucionar a su disputa, decidieron exponerla ante los dioses vikingos.

La asamblea de Asgard decretó que la disputa se resolvería a favor de aquél que pudiera probar que su estirpe era más extensa y noble. Pero Ottar era incapaz de recordar a sus antepasados, por lo que ofreció sacrificios a la diosa Freya y rogó por su ayuda.

Freya, que escuchó todas sus oraciones, se apareció ante él y lo transformó en un jabalí. Y cabalgando sobre su lomo se encaminó hacia la morada de Hyndla. Ésta era una célebre hechicera capaz de trazar toda la genealogía de Ottar, resumiendo además las hazañas de cada hombre. Finalmente, gracias a la ayuda de la diosa, Ottar pudo obtener sus codiciadas propiedades.

Contenido relacionado

¡Todos a bordo!

Apúntate a nuestra newsletter para entrar al Valhalla y recibir nuestras últimas noticias.

¡Te has enrolado con éxito!