Una de las cuestiones que podemos hacernos sobre la civilización vikinga es cómo organizaban el tiempo. En esta entrada explicaremos su estructura de meses y estaciones, así como la disposición de los días de la semana dentro del calendario vikingo.

Los años

En primer lugar, debemos aclarar cómo fechaban los vikingos el paso de los años. Nosotros tomamos como referencia el nacimiento de Jesucristo para organizar los años. Los vikingos, en cambio, no tenían una definición tan clara de los siglos y el transcurso de los años. Normalmente  tomaban múltiples referencias como, por ejemplo, batallas importantes.

Meses y estaciones

Estamos hablando de un pueblo de agricultores con un clima de grandes contrastes, y por ello el calendario vikingo se dividía en dos partes. Concretamente, los vikingos organizaban el año en dos estaciones o misseri igual de largas: el invierno o Skammdegí (los días oscuros) y el verano o Nóttleysa (sin noche).

En la siguiente tabla enumeramos los meses del calendario vikingo y una correspondencia aproximada con el calendario gregoriano que utilizamos en la actualidad. Cabe añadir que, para corregir los desfases del año, en algunos años se añadía un mes extra conocido como Silðemanuður (mes tardío).

MesEstaciónFecha
GormánuðurInvierno14 oct – 13 nov
ÝlirInvierno14 nov – 13 dic
MörsugurInvierno14 dic – 12 ene
ÞorriInvierno13 ene – 11 feb
GoaInvierno12 feb – 13 mar
EinmánuðurInvierno14 mar – 13 abr
HarpaVerano14 abr – 13 may
SkerplaVerano14 may – 12 jun
SólmánuðurVerano13 jun – 12 jul
HeyannirVerano13 jul – 14 ago
TvímánuðurVerano15 ago – 14 sep
HaustmánuðurVerano15 sep – 13 oct
 SilðemanuðurVariable

Como podemos observar, cada mes tenía unos 30 días, más o menos la duración de un ciclo lunar. Como el de muchas otras civilizaciones antiguas, el calendario vikingo concedía gran importancia a la luna. Más si cabe tratándose de un pueblo de navegantes.

A modo de curiosidad, la edad de una persona se medía en ‘inviernos’, no en años. ¡Y mucho menos en las ‘primaveras’ que nosotros conocemos!

Para el conocimiento del calendario vikingo resultó muy imporante el libro Fasti Danici de Olaus Wormius, publicado en 1643. En él, este médico y anticuario danés describía el calendario vikingo en base a un dibujo grabado sobre un hueso de ballena.

Calendario vikingo

Dibujo del calendario rúnico extraído del libro ‘Fasti Danici’. Refleja el período invernal. Teóricamente, el verano aparecía grabado en el dorso.

Días de la semana

Las semanas eran una unidad de tiempo importante en el calendario vikingo. Eran más precisas de calcular que los meses, sobre todo por las noches luminosas del verano en las regiones más septentrionales.

Los días de la semana del antiguo calendario nórdico son los siguientes:

Día nórdicoDía actualSignificado
SunnudagrDomingoDía del Sol
MánadagrLunesDía de la Luna
TýsdagrMartesDía de Tyr
ÓðinsdagrMiércolesDía de Odín
ÞórsdagrJuevesDía de Thor
FrjádagrViernesDía de Freya
LaugardagrSábadoDía del baño

El fin del calendario vikingo

¿Cuándo dejó de utilizarse el calendario vikingo? Como tantos otros rasgos culturales nórdicos, este sistema temporal fue cayendo en desuso a medida que el cristianismo ganaba seguidores, a partir del siglo XI.

Su sustituto fue el calendario juliano, una herencia de la antigua Roma que siguió vigente durante unos cuantos siglos más.

No seria hasta 1582 cuando la Iglesia Católica impulsó el calendario gregoriano, un nuevo recuento de días que corregía desajustes. Países como España y sus colonias aplicaron este nuevo recuento de días de inmediato, pero los países nórdicos como Dinamarca o Suecia no empezaron a emplearlo hasta el siglo XVIII.

Contenido relacionado

¡Todos a bordo!

Apúntate a nuestra newsletter para entrar al Valhalla y recibir nuestras últimas noticias.

¡Te has enrolado con éxito!