En esta web hemos abordado muchos aspectos sobre la historia de los vikingos. Hoy nos vamos a centrar más en el presente que en el pasado, y es que la influencia de esta antigua civilización ha llegado a nuestros días. El Ásatrú o neopaganismo nórdico es un claro exponente de ello.

¿Qué es Ásatrú?

El Ásatrú es una religión basada en las creencias de la antigua religión vikinga, previa a la cristianización de Escandinavia. Sus practicantes son los asatruar. Hay que señalar que estos credos paganos fueron prohibidos una vez se estableció la fe cristiana. Por ejemplo, la asamblea islandesa las prohibió el año 1000. Como cabe imaginar, algunas personas mantuvieron las prácticas de manera clandestina y hubo persecuciones.

No sería hasta el año 1973 cuando la Asamblea de Islandia reconoció al Ásatrú como una religión. Hoy en día, en Islandia existen diversos hofs o templos y cementerios para creyentes en el Ásatrú. Este credo se ha ido extendiendo a otros países, especialmente en Europa del norte.

La palabra Ásatrú viene a significar “fe en los Æsir”, que son los dioses vikingos. Se trata, por tanto, de una religión politeísta que hunde sus raíces en lo que los investigadores han ido desgranando de los ritos y credos de los antiguos pueblos nórdicos. El panteón de esta religión recoge tanto los Æsir como los Vanir. Hay que señalar que existe una variante Vanatrú, la cual centra su culto en los dioses Vanir, unas divinidades muy centradas en la naturaleza.

Otras características del Ásatrú son su fuerte vínculo con la naturaleza y el seguimiento de un código moral de conducta, aunque reconocen que sus dioses no son “perfectos”. Las nueve virtudes nobles que conforman este código son:

  • Coraje
  • Verdad
  • Honor
  • Fidelidad
  • Disciplina
  • Hospitalidad
  • Laboriosidad
  • Confianza
  • Perseverancia

Se honra a los antepasados y se cree en una especie de alma inmortal, el Espíritu de los Dioses, que perdura después de la muerte del cuerpo. Los asatruar creen que el mundo tendrá un final en el que morirán los dioses y que después se generará un nuevo cosmos más perfeccionado.

¿Quién puede practiccar el Ásatrú?

Es evidente que esta religión tiene un fuerte vínculo con los países del norte de Europa. Sin embargo, para ser asatruar no es necesario tener ascendencia germánica ni cualquier otro requisito étnico. Esto explica la presencia de las comunidades asatruar en todos los continentes.

Por ejemplo, en España existe la Comunidad Odinista de España-Ásatrú, también conocida como Círculo Odinista Europeo. Tiene sede en Navas de Jorquera (Albacete) y se fundó en 1981. Reclama la herencia de los visigodos y otras tribus germánicas que se establecieron en la Península Ibérica. El gobierno español reconoció el estatus de religión en 2007 y les permite celebrar bodas. Un censo del año 2014 cifraba el número de asatruar españoles en 10.000.

Templo Ásatrú en Navas de Jorquera (España).

Templo Ásatrú en Navas de Jorquera (España). La edificación, al aire libre, se terminó de construir en 2009.

Por otra parte, el Ásatrú no tiene una jerarquía con autoridades religiosas: los grupos de asatruar se organizan a nivel local. Hay sacerdotes o goði que ofician las ceremonias. Tampoco existe un libro sagrado como tal, aunque sí que existen una serie de historias y tradiciones que orientan la fe y el comportamiento de esta religión.

Ritos asatruar

Los rituales más conocidos del Ásatrú son los blót, inspirados por los antiguos sacrificios vikingos. Hay cuatro blót que se celebran al año, y consisten en ir al bosque a hacer ofrendas a la tierra en honor a los dioses. En estas reuniones en torno a fogatas se toma cerveza o hidromiel de cuernos para beber y se reflexiona sobre los antiguos mitos nórdicos.

Algunas de las festividades más importantes del Ásatrú son las siguientes:

  • Thorrablót (19 de enero). Una fiesta en honor a Thor para preparar el final del invierno.
  • Ostara (21 de marzo). El festival de la diosa Ostara reepresenta el comienzo de la vida después del invierno. Coincide el equinoccio de primavera.
  • Walpurgis (30 de abril). En las nueve noches del 22 al 30 de abril se conmemoran los nueve días que Odín pasó colgado del árbol Yggdrasil para recibir la sabiduría de las runas.
  • Sunnamenoþs (21 de junio). Un festival en honor a Bálder que representa el solsticio de verano.
  • Freyfaxi (1 de agosto). La fiesta de la cosecha, en honor a la diosa Sif.
  • Vetrnætr (31 de octubre). Dedicada a las Dísir, espíritus de fertilidad que lidera Freya. Se recuerda a los antepasados.
  • Yule (21 de diciembre). La cita más importante del año, un festival en honor al dios Frey que simboliza la victoria del Sol sobre las Tinieblas. Coincide con el solsticio de invierno.

Estas fechas son aproximadas y sirven para el hemisferio norte. Como en el antiguo calendario vikingo, los ciclos lunares y solares son clave en las festividades. Por otra parte, los asatruar también recuerdan efemérides de la historia vikinga relacionadas con la persecución religiosa del paganismo.

Contenido relacionado

¡Todos a bordo!

Apúntate a nuestra newsletter para entrar al Valhalla y recibir nuestras últimas noticias.

¡Te has enrolado con éxito!